Dólar y devaluación: cómo cierra el año la cotización

La divisa arrancó el 2023 cerca de los 300 pesos y llega a diciembre alrededor de los $900. Los analistas financieros dan las claves de lo que viene en materia de tipo de cambio para los primeros meses del 2024.
sábado 30 de diciembre de 2023

Estamos a horas de que termine el 2023 y uno de los grandes protagonistas del año en materia económica fue el tipo de cambio. Si nos referimos al oficial, arrancó cercano a los 300 y se mantuvo (o lo pisaron, mejor dicho), en torno a ese precio por varios meses. Sin embargo, elecciones primarias mediante, dos devaluaciones después y el impacto inflacionario lo llevaron a cerrar cerca de $850. 

La divisa paralela comenzó el 2023 en $346, tuvo su pico de 1100 pesos el 23 de octubre -en plena etapa de incertidumbre electoral- y cierra este ciclo cerca de los $1000. A lo largo de diciembre operó en algo más de $900, y sin volver a la fuerte volatilidad que se vivió entre agosto y noviembre.

En el caso de los tipos de cambio financieros, a esta altura del año, pero en 2022, el Contado con liquidación operaba en $338 y la brecha si situaba en 80%. Desde ese momento, llegamos a un dólar de más de $1.200 y a una brecha de 164% hace tan solo 20 días, para estar situados hoy en un CCL de $925 y una brecha del 15%.

Archivo

El Gobierno vive su "veranito" cambiario: hasta cuándo puede durar

Con estos saltos, si un calificativo define al 2023 en materia cambiaria es el que usó para describirlo la economista Elena Alonso, Directora de Emerald Capital al llamarlo turbulento. Y si bien espera un 2024 muy movido, también ve otras certezas sobre el camino que seguirá el gobierno. Y entre lo que ve a futuro anticipó un nuevo movimiento del tipo de cambio.

"La presión inflacionaria que ya es muy alta va a provocar que el tipo de cambio tenga que pegar un salto. En enero, fines de enero, febrero, marzo, como mucho", expresó y adelantó que también ve "antes de marzo, un salto devaluatorio del tipo de cambio oficial o un ajuste del crawling peg".

Por su parte, el Lic Gastón Lentini diagnosticó lo que ve en diciembre e incluyó en su análisis una variable clave, la inflación.

"Vamos a tener un diciembre que con suerte va a cerrar en 30% de inflación. Enero va a aplicar también nuevos aumentos de gas, de luz, de teléfono y empezará la carrera de los sueldos en febrero, con todos los gremios que volverán presionar, así como los fuera de convenio. Todas esas subas aumentarán los costo de los empresarios pagadores de sueldos que van a transferirlo a los costos, es decir a los precios. Entonces, será una situación súper delicada pero no me imagino una inflación bajando ni drástica ni rápidamente de acá a abril. Claro que no. Tenemos que acostumbrarnos a vivir con inflaciones de dos cifras y reitero, ojalá me equivoque", indicó Lentini.

¿Qué dólar esperar en 2024?

"A comienzos del 2023, el dólar estaba cerca de $300, y con un pronóstico conservador propuse cerrar el año cerca de $650. Fui muy criticado, y aquí estamos hoy cerrando arriba de 900 ¿Qué quiero decir? No soy mago, la única cuenta que hice fue aplicarle a la inflación esperada al dólar de aquel momento. Entonces hoy, cerrando con un dólar de $950, si tengo que pensar en el 2024, los escenarios, sin hacer cuentas estrambóticas, me llevan a un dólar cercano a $3000 para fin de año", señaló el Lic. Gastón Lentini.

¿Cuál es la cuenta que hace el analista? "Apliqué 200% de inflación al dólar de cierre de este año. Si la inflación con un poco de suerte no supera el 200% anual, veo un dólar de $2850, $3000 para redondear, en diciembre de 2024.

Por su parte, en la mirada del asesor Federico Domínguez, el valor que llegue a tener el dólar en 2024 dependerá de la inflación. El especialista en mercados no ve tan necesario que el gobierno deba recurrir a una nueva devaluación.

"Creo que el número de 2024 va a ser muy inferior a la estimación del REM que lo sitúa en 194%. El ancla del programa antiinflacionario es fiscal. La recesión, el ajuste fiscal, la normalización del flujo de importaciones, la no emisión para financiar al fisco, y la menor remuneración de pasivos monetarios contribuirán fuertemente a la baja de la inflación. Esto compensará los aumentos de tarifas que veremos en enero", señaló el analista y anticipó que, de acuerdo a su mirada, "el gobierno podrá transitar el 2024 sin una nueva gran devaluación"