Los túneles que nacieron para unir calles pero terminaron separando gestiones

El gobierno de Osvaldo Jaldo quiere que la administración de Rossana Chahla se haga cargo, pero en la ciudad no quieren saber nada.
lunes 08 de enero de 2024

Los túneles de Córdoba y Mendoza se volvieron un problema muy serio tanto para la Provincia como para la municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Los pasos subterráneos que unen las calles Córdoba y mendoza a ambos lados de las vías del tren, desde Suipacha hacia Marco Avellaneda y viceversa, se cierran con frecuencia debido a recurrentes inundaciones.

Nacidos entre 2016 y 2017, siempre estuvieron en el centro de la polémica por diversas razones, que van desde las disputas políticas hasta los inconvenientes técnicos que presentaron casi desde su inauguración.

La obra, que fue cuestionada desde antes de que se iniciara, durante el último Gobierno de José Alperovich, hasta su inauguración, en dos etapas, ya en los primeros años de gestión de Juan Manzur.

Un debate que superó varios cambios de gobierno

El debate entre administraciones provincial y municipal por quién debía hacerse cargo del mantenimiento trascendió todas las gestiones que se sucedieron desde entonces. Se extendería, inclusive, a las actuales que encabezan el gobernador Osvaldo Jaldo y la intendenta Rossana Chahla.

Sucede que desde que fueron terminadas por la Provincia, los gobiernos municipales no admitieron el pase de la obra a su órbita ¿El motivo? Que las estructuras presentan problemas que ya demandaron viarias reparacioes y que el mantenimiento del sistema que drena el agua es costoso y permanente.

En diciembre, los túneles estuvieron fuera de servicio al menos dos veces, anegados por las tormentas. En una de las oportunidades el tablero que acciona las bombas fue vandalizado y quedó sin funcionar. En la otra, una de ellas se quemó por la cantidad de basura que absorbió.

Las bombas no sólo funcionan cuando hay tormentas, sino que extraen permanentemente cientos de litros de agua por día porque las napas son superficiales en la zona y porque hay un río subterráneo. Cada uno de los túneles tiene 160 metros de largo, seis metros de ancho y cinco metros de altura.

El vandalismo, la jurisdicción y el estado del complejo son, entonces, los problemas problemas. Los robos y daños son constantes. Se extraen cables, focos y reflectores. Además, desconocidos suelen romper las puertas de las cabinas donde está la instalación eléctrica.

El asunto no solo afecta a los túneles, sino también a la pasarela peatonal, que suele tener rotos los canteros y los tensores. El predio, además, tiene una triple jurisdicción: el playón de los trenes pertenece a la Nación; las calles internas de los túneles y las plazoletas que lo rodean corresponden a la ciudad y la obra, a la Provincia. Pero las cuestiones estructurales son las que más preocupan a largo plazo a las autoridades.

Cambio de área y nuevo pedido de cesión

Recientemente, los túneles pasaron de depender de la Secretaría de Obras Públicas al Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento (Sepapys). Esta oficina técnica está bajo la jurisdicción de la Secretaría de Energía que encabeza José Ricardo Ascárate bajo el paraguas general del Ministerio de Obras.

“El mantenimiento que podemos hacer es sólo la reparación de tableros y bombas. Hablamos con el Municipio, pero no quieren tener un gasto más. Nosotros podemos colaborar con el mantenimiento de las bombas, pero terminan trancadas y quemadas por la basura y el barro que ingresa en la boca del túnel. La última bomba que sacamos estaba destruida. Debería limpiarse más esa zona”, consideró Ascárate.

El funcionario añadió que el Sepapys debe atender a todos los municipios y comunas. Otro inconveniente que subrayó es la falta de seguridad y recordó que meses atrás fue sustraída una bomba completa. Opinó que debería haber guardia permanente.

“La obra tiene problemas de diseño que se solucionaron con las bombas, pero hay que mantenerlas y a todo el entorno. El Municipio debería recibir la obra. Recientemente envié una nota a la Intendencia para que por favor limpien los imbornales”, consignó. Ascárate mencionó que el tema se trató en algunas reuniones bilaterales, pero sin avances.

La ciudad no quiere saber nada

Fuentes de la gestión municipal advirtieron que no tienen previsto tomar los túneles, por cómo se encuentra el lugar y por los costos que representaría hacerse cargo del mantenimiento.

El secretario de Servicios Públicos capitalino, Luciano Chincarini, dijo que están aumentando la capacidad operativa del Municipio y que alcanzarán esa zona pronto. “Están trabajando muchos de los empleados que antes no estaban en la calle. Estamos desmalezando y levantando basura a diario. Vamos resolviendo a medida que reordenamos la capacidad de trabajo”, detalló el funcionario.

Los problemas entre el Municipio y la Provincia por los túneles datan desde una década antes del comienzo de la obra. Durante la gestión de Domingo Amaya se presentó una propuesta alternativa integral para la remodelación ferro-urbanística, pero esa idea no prosperó, superada por la del gobierno de Alperovich.

Hacia el final de ambas gestiones, las relaciones se entorpecieron porque Amaya pasó a ser un referente de la oposición. Una vez que fueron inaugurados los trabajos ya estaba en la intendencia Germán Alfaro, quien decidió no recibir la obra.

El ex secretario de Obras Públicas, Alfredo Toscano, explicó que consideraron que la obra tenía vicios y estaba incompleta. Detalló que tenían un proyecto para trabajar en la mejora de los desagües en general, mediante nuevas conexiones, y que el agua no desembocara en el canal de San Luis-Suipacha, sino en el río Salí.

“Lo estudiamos con el equipo hídrico del Municipio, que es muy bueno. Son obras millonarias. Los últimos desagües urbanos son de los 70, cuando no había tantos edificios”, explicó.

Y concluyó advirtiendo que “la obra claramente tiene vicios de construcción, que la Provincia se había comprometido a resolver. Nunca pudieron hacerlo. El municipio no podía recibir una obra inconclusa. Tiene inconvenientes en las losas, la electricidad, hay fisuras también en las paredes”.