Cuál es el simple ejercicio físico que refuerza la memoria, según los científicos de Harvard

Las habilidades cognitivas se potencian fácilmente al sumar nuevos hábitos cotidianos. Moverse favorece la salud de las células cerebrales, un factor clave para frenar el envejecimiento.
lunes 08 de enero de 2024

La memoria es la capacidad de los seres humanos para aprender, evocar y almacenar la información aprendida. Para memorizar la información pasa por tres procesos: la codificación aprendizaje de información, el almacenamiento, a través del cual se guarda la información, y la evocación, que es la capacidad de recuperar aquellos datos cuando los necesitamos.

Sin embargo, últimamente, a raíz de muchas razones, entre ellas el estrés, el multitasking y los problemas de atención, la capacidad de recordar presenta fallas. Aun más cuando los años pasan.

La neurociencia brinda distintas estrategias para potenciar la memoria, que se pueden aplicar en el día a día. Pero eso no es todo para reforzarlas. También se precisa de actividad física.

La ciencia está comprobando hace años el poder del ejercicio en las capacidades cognitivas y en un reciente estudio incluso indica qué tipo de actividad y en qué plazo se ven los resultados.

Un estudio de la Universidad de Harvard comprobó que siguiendo un programa de ejercicio físico moderado durante seis meses, las regiones cerebrales de las personas participantes habían aumentado.

Esta es una muy buena noticia en términos de prevención de la demencia. En términos mundiales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que actualmente más de 55 millones de personas tienen esta enfermedad neurodegenerativa siendo el 60%-70% casos de Alzheimer.

¿Cuál es el mejor ejercicio para el cerebro?

Aún no se conoce la respuesta a esta pregunta porque casi todas las investigaciones se han centrado en una forma de ejercicio: caminar.

“Pero es probable que otras formas de actividad aeróbica que hacen latir el corazón produzcan beneficios similares”, explicó McGinnis.

Los ejercicios aeróbicos son actividades de media o baja intensidad que se realizan durante un periodo extenso de tiempo. Entre ellas se encuentran: caminata, trote, correr, remo, andar en bicicleta, esquiar, etc.

El doctor Alejandro Andersson es neurólogo y director médico del Instituto de Neurología Buenos Aires, explicó que la práctica habitual de running y otras actividades físicas aeróbicas mejoran el crecimiento y la vida de las neuronas: “Ayudan a la plasticidad cerebral y todo esto, que se puede medir de manera bastante inmediata, se va construyendo a lo largo del tiempo”, señaló el doctor y agregó: “Durante el ejercicio se liberan endorfinas en el cerebro. Estas sustancias químicas tienen propiedades analgésicas, generan sensación de euforia bienestar por lo que ayudan a mejorar el estado de ánimo y reducir el estrés.Infobae