La inflación de enero habría cerrado cerca del 20%

Según las consultoras privadas la suba de precios se habría desacelerado levemente el primer mes del año, aunque aún se mantiene en niveles muy elevados.
jueves 01 de febrero de 2024

Luego de que diciembre marcara una disparada del índice de inflación general, con el 25,5% mensual comunicado por el Indec, la perspectiva de un número menor para enero gana consenso entre los economistas. De hecho, varias consultoras privadas registraron, para el cierre del mes, un valor cercano al 20%, que marcaría una desaceleración, pero manteniéndose en niveles muy elevados. El dato oficial se conocerá a mediados de febrero.

Los resultados se sostienen, entre otras variables, en la desaceleración de precios que se observó, con altibajos, a lo largo de las últimas semanas, y que marcó una tendencia que atemperó las subas de los últimos meses de 2023.

El relevamiento de Orlando J. Ferreres & Asociados (OJF), por ejemplo, estima que enero podría haber cerrado con una inflación cercana al 18%. Aunque todavía resta incorporar los resultados de esta semana, su director, Fausto Spotorno, comentó, que de seguir la tendencia de los últimos días, el índice rondaría ese porcentaje.

Esto se desprende de las mediciones realizadas sobre la cuarta semana del mes, que mostraron una acumulación del 16,4%, y un 17,5% para la inflación núcleo. Además, según su último informe, los valores estimativos para los tres rubros con mayor incidencia fueron del 17,2% para Alimentos y bebidas, 32,9% para Salud y 2,4% para Transporte y comunicaciones.

“La dinámica a la baja se debe, obviamente, a que no hubo un sacudón devaluatorio como en diciembre -explicó Spotorno-. Venimos de una recesión que ya lleva seis meses y a esto se le suma una caída importante en la capacidad de compra de los consumidores”.

Esta desaceleración también fue registrada por la consultora C&T Asesores Económicos. Según su relevamiento de precios minoristas para la región de GBA, los datos arrojaron un incremento mensual del 19,6%: “La tasa de inflación mostró un menor valor que el de diciembre último, a pesar del elevado arrastre estadístico, de cerca de 9% que marcó la dinámica de precios de diciembre, y refleja la tendencia de desaceleración que empezó la última semana de diciembre y se mantuvo a lo largo de enero”, detalla el informe.

El rubro de Transporte y comunicaciones, en sus observaciones, trepó 32% en enero, mientras que la suba en prepagas y servicios de salud repercutió en un 25% en el sector. Alimentos y bebidas rondó el 16,3% y fue, según varios analistas, el segmento donde hubo mayor desaceleración, luego de la fuerte suba a finales de diciembre.

En consonancia con esto, LCG calcula que enero va a cerrar con un IPC de 20%, también gracias a que los precios desaceleraron los aumentos en esta semana. “Repuntó en la anterior, pero no creo que lo que pase en estos días cambie sustancialmente la proyección de este porcentaje”, sostuvo Melisa Sala, economista de esta consultora. Una proyección similar plantea la Fundación de Investigaciones Económicas (FIEL), que estima un 21%, un descenso que no sería tan marcado, como opinó Nuria Susmel, economista de la firma.

Esta misma expectativa se reflejó en el análisis que compartió Rocío Bisang, de EcoGo, quien explicó que el relevamiento del mes arrojó un 18,6%, pero que debieron ajustarlo con base en los resultados de diciembre: “El mes pasado nos quedamos largos respecto al Indec, por lo que, ajustando por la diferencia, esperamos que el índice se ubique en torno al 21,2%”, explicó.

La baja responde en gran medida al efecto recesivo del shock inflacionario, que implica la corrección de precios relativos, en un contexto en el que los salarios, ya en niveles relativamente bajos, perdieron contra la inflación en términos reales en diciembre -comentó la analista-. Buena parte del dato de este mes responde al arrastre que dejó diciembre y a la corrección de algunos otros precios regulados, como prepagas, combustibles y transporte”.

Un poco por encima, Econviews indicó que la inflación se asemejará a la de diciembre, por lo que podría llegar al 25%, aunque, al realizar los cortes semanales de análisis los jueves, el estimativo del número conlleva “un riesgo a la baja”, según lo que confirmó Alejandro Giacoia. También la proyección del IPC general del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central estimó, a fines de diciembre, que el mes cerraría cerca del 25%. Ya la semana pasada el propio Javier Milei se había expresado sobre esta posibilidad con optimismo: “Replicar el mismo número [en enero] sería un buen dato. Si a eso le sumás que tenemos un arrastre estadístico de, por lo menos, 10 puntos, de ahí para abajo es todo para festejar”.

“Veíamos que el sector de alimentos estuvo más tranquilo este mes con respecto a diciembre, pero hay varios puntos en contra: queda un arrastre alto de diciembre, que le pone un piso a la inflación que estimamos en unos nueve puntos. Por otro lado, está la suba de nafta a principio de mes, el aumento de prepagas y otros regulados. Además, hubo 54% de inflación en precios mayoristas en diciembre”, explicó Giacoia, y agregó que todos estos factores pueden resultar en una mayor presión para los precios minoristas de enero.

Cabe destacar que, hacia adelante, podría haber factores determinantes para lo que pueda esperarse en febrero: el ajuste fiscal, la suba de tarifas y la licuación de pasivos del Banco Central (BCRA), que podría implicar una expansión monetaria momentánea e impactar sobre los ahorros, y la absorción de pesos por el Bopreal. / La Nación

 

Temas de esta nota