Caso Picone: comienza el primer juicio por instigación al suicido en Tucumán

Se trata del primer caso en el que se lleva a debate oral una acusación de estas características en los estrados judiciales de la provincia
lunes 05 de febrero de 2024
El acusado Gerardo Bazán aparece junto a sus abogados defensores
El acusado Gerardo Bazán aparece junto a sus abogados defensores

Este lunes comienza el juicio del denominado “Caso Picone”, se trata de un hecho que no tendría antecedentes en la historia judicial de la provincia. Por primera vez se realizará un debate por instigación al suicidio. Ya hubo un caso que terminó en condena por este delito, pero fue a través de un juicio abreviado y hay otro expediente que aún permanece en la etapa de instrucción.

Según la acusación del fiscal Ignacio López Bustos, el guardiacárcel Gerardo David Bazán mantuvo durante más de tres años una relación con Ana Carolina Picone, vínculo que estuvo signado por la desigualdad de poder. El representante del Ministerio Público sospecha que él ejercía violencia física y psíquica en contra de ella, afectando gravemente la libertad, dignidad, integridad física, psicológica, económica y seguridad tanto en ámbitos familiares, sociales, como laborales, reiterando constantemente estas humillaciones y limitando seriamente su ámbito de autodeterminación.

De acuerdo a la teoría, con este accionar sistemático, el acusado habría instigado y persuadido intencionalmente a la víctima para que el 17 de junio de 2022, cuando la pareja estaba en su casa ubicada en El Colmenar, se disparara en la cabeza utilizando el arma reglamentaria asignada al acusado. La mujer fue trasladada al Hospital Padilla, donde llegó sin vida. El fiscal solicitará que se lo condene a cuatro años de prisión, el máximo plazo que estipula el Código Penal.

“Ellos deberán demostrar que nuestro defendido actuó con dolo para que ella decidiera quitarse la vida. Contamos con todas las evidencias para demostrar que no hubo ninguna instigación”, señalaron los defensores del acusado, Silvia Furque y Gerónimo Martínez Molina. “Al analizar pruebas de manera parcial, la Justicia está desvirtuando lo que es la violencia de género”, agregaron los profesionales.

En otro caso, el fiscal López Bustos logró que un hombre fuera condenado por instigación al suicidio. El 15 de enero de 2022, Julio Antonio Soria llegó a la casa de su ex pareja Rosa del Valle Poma y después de una fuerte discusión, la mujer se prendió fuego y murió a los pocos días. En un juicio abreviado el hombre recibió una pena de dos años. También el fiscal Carlos Sale imputó por el mismo delito a Pablo Belmonte, por la muerte de su pareja Leonela Paola Ruiz, ocurrida en noviembre.