Cayó fuerte la demanda de nafta premium tras los últimos aumentos

El consumo general se contrajo 1% en diciembre según la secretaría de Energía. La venta de gasoil también se redujo con relación al mismo mes de 2022.
viernes 09 de febrero de 2024

Usar el auto es cada vez más caro en la Argentina y ya hay miles de personas buscando alternativas para movilizarse por un costo menor. Tras las fuertes subas de los combustibles registradas en noviembre y diciembre, las estaciones de servicio de todo el país sufrieron importantes bajas en sus ventas, principalmente de los destilados de versión premium.

Según datos publicados por la Secretaría de Energía de la Nación, en el último mes del 2023 las ventas de nafta y gasoil cayeron en forma conjunta un 1%, pasando de 1.601.953 m3 vendidos en diciembre de 2022 a 1.585.784 m3 en igual mes del año pasado. De esta forma se cortó una racha de dos meses de fuerte crecimiento, que se había dado entre octubre y noviembre, cuando las ventas de combustibles mejoraron 4% y 8% respectivamente.

Diferencias por producto

Cuando se analizan los resultados por tipo de combustible, se pueden encontrar resultados muy dispares. La caída más significativa se produjo en la nafta premium, que sufrió una dura retracción del 7%, al caer de 242.117 a 225.024 metros cúbicos vendidos.

No sorprende el resultado, teniendo en cuenta el aumento de los precios que se produjo en los últimos meses. Cabe recordar, que los combustibles subieron 15% el 25 de noviembre, 30% el 8 de diciembre y 37% el 13 de diciembre. Sólo en ese período, el litro de nafta premium pasó de $318 a $684 (115% de incremento).

Como consecuencia, los propietarios de vehículos se inclinaron por la alternativa más económica, la nafta súper. De acuerdo a las estadísticas publicadas por el Gobierno nacional, las ventas de ese combustible se incrementaron 4% en diciembre, pasando de 641.445 m3 vendidos en diciembre de 2022 a 666.166 m3 despachados en igual mes de 2023.

No se repitió el mismo escenario en los combustibles diésel. Según las cifras oficiales de la Secretaría de Energía, ambas versiones (común y euro) perdieron ventas durante el último mes del año pasado. El gasoil común, que venía de crecer un 12% en noviembre, sufrió una caída del 4% en el período analizado. En detalle, pasó de 476.160 a 459.472 m3 vendidos.

Por su parte, el gasoil premium, que había crecido 5% en noviembre, sufrió una retracción interanual del 3% en diciembre. Fueron 7.110 m3 los que se dejaron de vender entre diciembre de 2022 e igual mes de 2023.

Qué pasará con los precios

En medio de datos de inflación todavía altos, las petroleras moderarán el ritmo de subas que tenían previsto para intentar alcanzar el precio internacional de sus combustibles. La decisión tiene que ver con acompañar la realidad de los consumidores, castigados por el desplome de sus ingresos reales ante la disparada del nivel general de precios, y de un pedido oficial de acompañar la gestión económica.

Según reveló el medio especializado Econojournal, citando a fuentes privadas, YPF les comunicó a las petroleras no integradas es que la “paridad de exportación” —un término técnico para referirse al nivel de precio que perciben las exportadoras de crudo— no se alcanzará en marzo como estaba previsto, sino que se hará a un ritmo más lento. El pedido surgió del Ministerio de Economía, dijeron las mismas fuentes.

La disminución en la velocidad de avance de los precios ya es un hecho. Fuentes del sector resaltaron que el último incremento del 6,5% del 1° de febrero pasado solo contempló la suba del impuesto a los combustibles y al ajuste también al alza que tuvieron los precios de biocombustibles que se utilizan para corte, aunque no se tomó en cuenta el crawling peg, es decir, el paulatino aumento del dólar oficial. / Infobae

Temas de esta nota