Se profundiza la baja en el consumo y el desplome es mayor al de la pandemia

Los indicadores económicos no mejoran y la previsión para el mes de febrero no es más optimista.
jueves 15 de febrero de 2024

La caída de consumo en los supermercados fue cercana al 10% mensual en enero. Este fenómeno se explica por la suma de la aceleración inflacionaria y la desesperante caída del poder adquisitivo, que impactan negativamente en el consumo de todos los ciudadanos.

Como los indicadores económicos no mejoran y la previsión para el mes en curso no es más optimista, la baja de consumo en los centros de ventas se profundiza, por la caída de poder de compra que generó la disparada de precios en los ingresos de sectores medios, que son los que suelen motorizar el consumo masivo, como anticipó la consultora Scentia.

En las medianas y pequeñas empresas el panorama no es más auspicioso, ya que la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que el nivel de las ventas de esos negocios cayeron un 28,5% en enero respecto al mismo período del año pasado.

La drástica baja del consumo se da en un escenario de aceleración inflacionaria, con un Índice de Precio al Consumidor (IPC) del 25,5% en diciembre, el mayor desde 1992, y 20,6% en enero, mientras que el dato del primer mes en la Ciudad de Buenos Aires fue del 21,7%.

Indicadores de enero totalmente negativos

Según el último informe para clientes de la Consultora 1816, que recopila una serie de datos de la economía real fueron totalmente negativos en relación al comienzo del año 2023.

"Todo cae entre 15% y 30% interanual", resumió el reporte de la consultora en la nómina que incluye tanto datos como de ventas de autos y motos, despachos de cemento, ventas de insumos para la construcción, ventas minoristas y la recaudación de impuesto al cheque.

La venta de alimentos en los pequeños comercios cayeron 37,1% interanual en el mes de enero, destaca el informe de 1816. A diferencia del análisis de Scentia, la medición de esta consultora no es en volumen de productos en venta sino respecto de la facturación de los negocios deflactado por el índice de precios.

"Algo no visto ni siquiera durante la pandemia", aseguró la consultora para dar cuenta de la gravedad del momento.

Fuerte caída del consumo: se explica por la fuerte baja de salarios

Sobre la fuerte caída del poder de compra de los asalariados, que en gran medida explica la tendencia negativa tanto en las grandes cadenas de supermercados como en los pequeños comercios.

"El salario real de los trabajadores privados registrados tuvo en diciembre la mayor caída mensual en al menos 30 años y es muy probable que en enero los sueldos hayan alcanzado un nivel más bajo que el de la crisis de 2001", señaló el reporte.

El salario promedio del sector privado, actualmente en torno de los u$s400, se encuentra en niveles similares a los que mostraba en 2002, tras la crisis de la convertibilidad. / Ámbito

 

Temas de esta nota