Qué es el consumo vampiro de electricidad y cuánto te puede costar

En cada hogar hay artefactos que, en vez de apagarse, quedan en stand by, muchos de ellos consumiendo energía en forma constante.
jueves 29 de febrero de 2024
CONSUMO VAMPIRO. Algunos artefactos que imaginamos apagados, siguen consumiendo electricidad.
CONSUMO VAMPIRO. Algunos artefactos que imaginamos apagados, siguen consumiendo electricidad.

Se llama"vampiro" al consumo de los electrodomésticos y dispositivos electrónicos / informáticos que consumen energía eléctrica incluso mientras se encuentran inactivos.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) aconseja detectar y combatir esta succión de watts que aumenta por goteo, no sólo la facturación del servicio eléctrico, sino también las emisiones de dióxido de carbono, una de las causas principales del efecto invernadero.

A menos que se los desconecte de la red, no están realmente apagados los televisores, equipos de audio, hornos microondas, teléfonos inalámbricos, computadoras, consolas de videojuegos y demás aparatos eléctricos con opción de modo Stand-by 1, con baterías recargables y/o con reloj u otro panel informativo digital.

De hecho, estos dispositivos consumen energía por el solo hecho de estar enchufados.

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), el consumo vampiro equivale a entre un 5 y un 10 por ciento del consumo eléctrico hogareño. Por su parte, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) calcula entre un 5 y un 16 por ciento.

La proporción justifica la recomendación de desactivar estos aparatos desde el botón de Encendido / Apagado y —mejor todavía— desenchufarlos 2.

Quienes incorporan este cambio de hábito no sólo pagarán menos por el servicio eléctrico, sino que aportarán un granito de arena a la lucha contra la emisión de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero que produce el calentamiento global y acelera un cambio climático perjudicial para la humanidad.

No se trata de desenchufar y enchufar constantemente los aparatos que usamos durante períodos prolongados en el transcurso del día, por ejemplo nuestra computadora si trabajamos en casa.

En cambio, sí conviene desconectar aquellos inactivos por un tiempo considerable (por ejemplo, cuando nos vamos de viaje) o aquellos que usamos esporádicamente (por ejemplo, algún televisor o mini-componentes que tengamos en una habitación para invitados).

A simple vista, puede parecer insignificante la cantidad de watts que el consumo vampiro gasta por hora. Sin embargo, la suma por día, semana, mes, semestre, año y el cálculo del costo económico correspondiente legitiman la recomendación de combatir esta filtración de energía eléctrica, al menos para reducir el importe final facturado por las prestatarias del servicio eléctrico.

El modo Stand-by fue incorporado para que el equipo se active más rápido, detecte un mando a distancia y admita una instrucción programada.

Temas de esta nota