Habrá cambios en el tope de ingresos para las asignaciones familiares

Las autoridades señalaron que el objetivo de la medida es reducir la cantidad de beneficiarios y que la cobertura social pase a ser aplicada a la población más vulnerable
viernes 01 de marzo de 2024
El director de ANSES, Mariano de los Heros, le dio el visto bueno a la medida (Foto: ANSES)
El director de ANSES, Mariano de los Heros, le dio el visto bueno a la medida (Foto: ANSES)

El Gobierno nacional oficializó las modificaciones que ponen tope de ingresos fijando límites para acceder a las asignaciones familiares y comenzarán a regir a partir de este 1° de marzo. De esta manera, establecieron que el monto máximo pasará de ser $3.960.00 a $2.154.806.

El director de la Administración de Seguridad Social (ANSES), Mariano de los Heros, le dio el visto bueno a la medida, tras haber firmado la resolución 40/2024, en donde se incrementaron los límites, rangos de ingresos del grupo familiar y de los montos de las asignaciones familiares en un 27,18%.

Asimismo, apuntaron que el nuevo valor pasará a ser aplicado sobre los beneficiarios de la asignación por hijo, la asignación prenatal, por adopción y por nacimiento, aunque el cambio no impactará en quienes perciban la asignación por maternidad.

“La presente medida tiene por objeto implementar una equitativa distribución de los recursos sobre la base del principio cardinal de solidaridad social en atención al uso racional, eficaz y eficiente de los recursos públicos”, explicaron al señalar que se espera que el resultado refleje una disminución en la cantidad de personas a las que acceden a las asistencias sociales.

En orden con lo planteado, el límite de ingresos que se estableció a nivel individual pasará de ser $1.980.000 a $1.077.403, mientras que el tope máximo por ingresos familiares se actualizó de $3.960.000 a $2.154.806. En paralelo, las modificaciones en los índices de movilidad que aplicará ANSES provocará que se reduzca la cantidad de beneficiarios que podrán acceder a la ayuda escolar anual que fue aumentada a $70.000 el pasado 18 de febrero.

En este sentido, el Gobierno deshizo los aumentos en los límites que habían sido aplicados por la anterior gestión antes de oficializarse su salida. Por aquel entonces, el ex ministro de Economía Sergio Massa había decretado que los rangos subieran al haberse reducido el índice al 20,87%.

La finalidad de la medida impulsada por el ex candidato presidencial de Unión por la Patria (UP) era que el tope máximo fuera de $3.960.000 y coincidiera con el piso establecido por la ley de Impuesto a las Ganancias. En septiembre del año pasado, la norma fue reformada luego de que el Poder Legislativo aprobara el proyecto enviado por Massa para que el monto mínimo de ingresos mensuales representara el valor de 15 Salarios Mínimos, Vitales y Móviles (SMVM).

En consonancia con los cambios que se aplicarán en el cálculo de las asignaciones familiares, anunciaron que se derogaría el artículo 6 de la Ley N° 27.160 del Regímenes de Asignaciones Familiares, en el que se prohibía que un titular pudiera recibir una prestación en el marco del régimen de asignaciones familiares y, al mismo tiempo, aplicar a la deducción especial por hijo o cónyuge en el pago del Impuesto a las Ganancias.

Previamente, el Gobierno subrayó que “el Estado Nacional tiene, dentro de sus principales compromisos, la protección de los ciudadanos, garantizándoles las prestaciones de la seguridad social, priorizando en especial la inclusión y la atención de los grupos y personas que presentan mayores condiciones de vulnerabilidad”, en referencia a la emergencia pública que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2025.

“La República Argentina se encuentra atravesando una situación de inédita gravedad, generadora de profundos desequilibrios que impactan negativamente en toda la población, en especial en lo social y económico”, remarcaron al señalar que “el Sistema de Seguridad Social es una herramienta indispensable para la redistribución de los recursos”.

Por último, argumentaron que la reducción del tope máximo de ingresos familiares permitiría alcanzar con mayor precisión a la población para la cual fue originada la asistencia social. Asimismo, indicaron que era necesario actualizar “las decisiones a la realidad imperante y tomando en consideración la sustentabilidad del régimen”.