Un funcionario renunció tras ser descubierto por duplicar su salario con miles de montos extras

Se trata de Juan Ignacio López Montoiro, el subsecretario de Gestión Administrativa, que en enero, con la venia de su exjefe, se asignó “unidades retributivas” adicionales y superó los $5 millones; no fue el único caso
lunes 25 de marzo de 2024

Omar Yasin duró menos de 100 días al frente de la Secretaría de Trabajo dentro del megaministerio de Capital Humano. Fue responsabilizado por el presidente Javier Milei de cometer un “error” al poner en marcha un aumento del 48% en los sueldos de ministros y otros altos funcionarios. Luego de la polémica por la suba, que comprendía también al sueldo del Presidente y disminuía la potencia del grito de gestión libertario –el ajuste sobre la política–, Yasin salió eyectado de Trabajo y, al tiempo, fue reemplazado por Julio Cordero.

Antes de la controversia que derivó en su salida, Yasin le puso el gancho a otro llamativo aumento. En el mes de enero, el subsecretario de Gestión Administrativa del área de Trabajo, José Ignacio López Montoiro, a fuerza de miles de pequeños montos adicionales –las denominadas “unidades retributivas”– sumó dos millones y medio de pesos a los casi tres millones que percibe por su cargo. Un total que superaba los cinco millones de pesos y que constituyó un sobresueldo del 84%.

Cada una de estas “unidades”, que son complementos adicionales a los sueldos de los funcionarios públicos, equivale a casi 490 pesos según el último ajuste plasmado en el decreto 206/2024, el mismo que desató el escándalo que le valió la salida a Yasin y que lleva la firma del Presidente, la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse.

Según la nómina en la que se detalla la cantidad de “unidades retributivas” con las que cuenta cada empleado del área de Trabajo, la mayoría de los funcionarios de Trabajo contabiliza entre 20 y 500 de estos montos adicionales. López Montoiro, la cabeza de la parte administrativa, tuvo en el mes de enero 5000 “unidades retributivas”.

No fue, sin embargo, el único funcionario con un sobresueldo de esta magnitud. En el listado, que lleva la firma de Yasin, sobresale otra funcionaria con la misma cantidad de montos extras. Se trata de María Marcela Flores, la secretaría del exjefe del área, quien también contabilizó 5000 de estos montos extras en el primer mes del año, es decir, una suma adicional de 2.445.000 millones de pesos.

Según confirmaron fuentes del oficialismo, a López Montoiro se le solicitó la renuncia –la cual presentó la semana pasada– y no formará parte del nuevo armado a cargo de Cordero. Por su parte, María Marcela Flores, empleada hace nueve años, regresó “a sus funciones anteriores” con un sueldo “acorde” a su cargo. “Fue una avivada y se tomaron medidas. Ninguno de los dos sigue desempeñando funciones”, aseguraron.

La polémica

Dos semanas atrás, la diputada nacional y exministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, puso el grito en las redes sociales. A través de un mensaje en su cuenta de X, la legisladora de Unión por la Patria dio a conocer el incremento del 48% que el decreto 206/2024 le otorgaba a los sueldos de los cargos más encumbrados del Gobierno.

Rápidamente, el oficialismo dio marcha atrás con la medida y Milei anunció en una entrevista con LN+ que Yasin ya no formaba parte del Gobierno. “En este momento lo están notificando por este error”, comunicó.

Sin embargo, según consignó este medio, fuentes oficiales le endilgaron el error a Armando Guibert, por ese entonces al frente de la secretaría de Transformación del Estado y Función Pública. El lunes pasado, Guibert renunció por “razones personales”, pero según reconocieron en el Gobierno, su salida no estuvo desligada de la polémica por el incremento en los sueldos.

López Montoiro fue designado oficialmente como subsecretario de Gestión Administrativa de Trabajo, Empleo y Seguridad Social el 15 de febrero y de concretarse su salida, sería una nueva baja dentro de la cartera que dirige Pettovello y se sumaría a la de Marcelo Rubén Basilotta, quien presentó su renuncia este jueves. / La Nación