Tarifas de agua: la próxima boleta llegará con una suba del 116%

El ente regulador aprobó el segundo reajuste en el año de la factura del servicio que, según la SAT, venía con un retraso de al menos dos años
domingo 31 de marzo de 2024
Las tarifas de agua en Tucumán llegarán con un reajuste promedio del 116%
Las tarifas de agua en Tucumán llegarán con un reajuste promedio del 116%

La empresa distribuidora SAT (Sociedad Aguas del Tucumán) reclamó un aumento promedio del 116% en las tarifas de agua y cloaca desde abril para el servicio que brinda en la provincia. Según lo aprobado por la intervención del Ente único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), a través de la Resolución 271/24, se trata del segundo aumento en lo que va del año. Se estima que un cliente residencial pasaría a pagar alrededor de $7.000 mensuales por el servicio.

Según se explicó oficialmente, este incremento responde a la variación de costos del período junio a diciembre del año pasado y que, según la Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria (Sapem), habría arrojado una suba del 116,19%. Eso es lo que se traslada ahora a la tarifa del servicio. El tramo anterior, mientras tanto, correspondía al planteo formulado por la empresa antes de junio pasado.

En el Poder Ejecutivo justifican el incremento en el hecho de que la tarifa de agua y cloacas venía atrasada en al menos dos años. De todas maneras, consideran que este retoque decidido en los últimos días no toma en cuenta la actualización de los precios definidos por el Gobierno nacional a mediados de diciembre, la inflación acumulada desde entonces (cerca del 50%), mucho menos el salto que ha pegado el valor del dólar y que ha encarecido, por ejemplo, el costo de los insumos importados para la potabilización del agua. De haberse actualizado con esos parámetros, indican los técnicos de la Provincia, el valor de la tarifa debiera haberse triplicado, como ha sucedido en otros distritos del país.

Un dato preocupante para la SAT es que, de un padrón estimado en 323.000 clientes, alrededor del 44% está en mora. Esto dificulta la cobertura de los costos operativos del servicio, entre ellos la planilla salarial de los empleados de la empresa que son cubiertos, por ahora, por el Poder Ejecutivo.

La empresa viene intimando al pago a aquellos usuarios que mantienen en situación de mora y está iniciando acciones legales contra aquellas personas jurídicas que usan el servicio. Además, se ha focalizado la fiscalización y las intimaciones en edificios, en barrios privados y en countries.

Los funcionarios insisten con que la tarifa no sólo está distorsionada, respecto de otras prestaciones de servicios que son brindas por empresas privadas, sino también subsidiada.

En el Anexo II de la resolución del Ersept, firmada por el interventor del organismo y ministro de Economía, Daniel Abad, por el secretario de Energía, José Ascárate, y por el coordinador de Gerencias y Áreas del Ersept, Edgardo Bertini, se establece que el Plan Obligatorio de Inversiones de la SAT, a diciembre pasado, es de casi $ 5.000 millones, mientras que los Costos de Operación y de Mantenimiento rozan los $ 27.000 millones.

En la Resolución firmada en diciembre pasado, el Ente Regulador de Servicios Públicos de Tucumán (Ersept) había indicado que la empresa prestataria del servicio pidió que los plazos de ajustes tarifarios debían ser revisados semestralmente, tomando en cuenta la aceleración de la inflación. En un análisis pormenorizado, en el que se rechazó la propuesta de la empresa de adecuar la tarifa al crecimiento del costo de prestación del servicio (estimado en un 500%), se aprobó finalmente la redeterminación del Valor de Referencia de la Matriz de Costos para distintos periodos.

En aquella oportunidad, en el Gobierno se había calculado que la tarifa promedio era de $ 1.700 y que se duplicaría a partir de la primera boleta del bimestre enero-febrero (a $ 3.400). Consideraron que el valor de la tarifa es casi semejante al precio que se paga por un bidón de agua mineral de 10 litros. Ese argumento se utilizó ahora para explicar la suba de la factura a $ 7.000.