Vuelven desde hoy las 12 cuotas y se espera un impacto en el consumo

El Gobierno habilitó la nueva etapa del programa hasta fin de año. La TNA será del 50% y son 35 rubros los habilitados para ofrecer esta financiación. ¿Conviene con tasas e inflación en baja?
viernes 17 de mayo de 2024
El Gobierno prorrogó "Cuota simple" hasta el 31 de diciembre y habilitó hasta 12 cuotas para 35 rubros
El Gobierno prorrogó "Cuota simple" hasta el 31 de diciembre y habilitó hasta 12 cuotas para 35 rubros

Los consumidores finalmente podrán volver a pagar en hasta 12 cuotas sus compras en más de 30 rubros adheridos al plan “Cuota simple”, impulsado desde el Gobierno. La resolución fue publicada este viernes en el Boletín Oficial, por lo que ya tiene vigencia.

Esto se traducirá, según creen en el Gobierno y anticipan los propios empresarios, en una ampliación de la oferta de financiación a plazos más largos y, en muchos casos, los comercios harán el esfuerzo de absorber el costo para ofrecerle al consumidor los pagos “sin interés” (mismo precio contado que financiado).

El Gobierno tenía decidido extender el programa por al menos cuatro meses y ampliar también los plazos de financiación al menos para los rubros con precios más elevados, como el de electrónica y línea blanca, por ejemplo, pero finalmente la decisión fue extenderlo a todos, ya que no habrá más subsidio de tasa por parte del Banco Central (BCRA). De todos modos, si bien el aporte es meramente privado, desde la Secretaría de Comercio mantuvieron la injerencia para que continúe el espíritu del programa –que implica tasas más bajas que las del mercado– y favorecer el repunte del alicaído consumo.

De hecho, la tasa nominal anual del 50% –25% mayor que la tasa de política monetaria, hoy del 40%– resulta hoy baja respecto de otras, como por ejemplo la de préstamos personales, que rondan el 80%, o las de financiación sobre tarjetas, que oscilan entre 100 y 120 por ciento.

El consumidor podría preguntarse si conviene hoy endeudarse a 12 meses al 50%, en un contexto en el que la inflación está desacelerando fuerte y las tasas también corren a la baja a un ritmo acelerado. Si el comercio absorviera ese costo y le ofreciera al cliente las cuotas sin interés, no habría riesgos para el comprador, pero también sería una buena opción si el consumidor tuviera que afrontar el costo financiero, ya que la tasa del programa se encuentra aún bastante por debajo de otras del mercado, admitieron fuentes de los bancos.

Uno de los rubros que se incorporará es el de materiales para la construcción, un sector que venía reclamando mayor financiación debido a la fuerte caída que registra, en gran parte, por el freno de la obra pública. También turismo, que quedó incorporado de forma permanente la semana pasada.

A su vez, podrán ofrecer hasta 12 cuotas, si así lo desean, los siguientes sectores: anteojos y lentes de contacto, Artefactos de iluminación, Artículos de librería, Artículos de librería, Bicicletas, Calzado y marroquinería, Colchones, Computadoras, Notebooks y Tabletas, Elementos durables de cocina, Equipamiento médico, Espectáculos y Eventos culturales, Indumentaria, e Instrumentos musicales.

También Juguetes, Libros, Línea Blanca, Maquinaria y Herramientas, Motos, Muebles, Neumáticos, accesorios y repuestos, Pequeños Electrodomésticos, Perfumería, Servicios educativos, Kit para la conexión domiciliaria a los servicios de agua y cloacas, Servicios de preparación para el deporte, Servicios de reparaciones, Talleres de reparación de vehículos automotores y motocicletas, Teléfonos celulares con tecnología 4G y 5G, Televisores y monitores.

El Gobierno sabe que el 2024 es un año recesivo y que recién la economía crecería el año próximo, pero al mismo tiempo se muestra preocupado por el desplome de ventas que han sufrido varios sectores y creen que este tipo de planes podría ayudar a que la situación al menos no empeore. Más aún cuando ya no habrá subsidio de tasa mediante, que es lo que le genera costos al BCRA. Hasta ahora, el organismo monetario les permitía a las entidades financieras liberar 15% de los encajes y colocarlos en pases, lo que les otorgaba una mejora adicional de la tasa. Pero la entidad que conduce Santiago Bausili ya venía advirtiendo que no quería sostener la franquicia, no sólo porque no está bien visto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), sino porque engrosa los pasivos remunerados, que la entidad busca reducir al máximo.