Duki dio un concierto histórico en Madrid: “Esta es mi manera de cambiar el mundo”

El artista se convirtió en el primer argentino en agotar el Bernabéu. Tuvo como invitados a Nicki Nicole, Bizarrap, Emilia, entre otros
domingo 09 de junio de 2024
El show de Duki en el Santiago Bernabéu contó con 65 mil personas que agitaron a la altura del público argentino
El show de Duki en el Santiago Bernabéu contó con 65 mil personas que agitaron a la altura del público argentino

El monstruo Taylor Swift había dejado la vara alta y actuar después de eso, no era la tarea más fácil del mundo. En España, Duki se presentó en el Santiago Bernabéu en la noche del sábado. Es el primer argentino en llenar las gradas de un estadio reconvertido en espacio de eventos musicales. Puntual como un reloj, el cantante decidió revolucionar a un conjunto de feligreses unidos por la creencia en una buen diss track.

Clima de partido de mundial, cantitos y miles de camisetas argentinas vestidas por españoles y gente de toda América Latina.

Adentro, en la previa, la musicalización pasó de los hits urbanos a Virus y Charly García (músicos a los que Duki admira desde chico). Puntual, a las 21:30 todo empezó con “Rockstar” y lo que se vivió ahí es difícil de describir: 65 mil personas que agitaron a la altura del público argentino, pogo incluido.

Con una escenografía lunar con montañas y distintos niveles, el concierto fue una masterclass de producción. Pantallas impactantes, fuego en la boca del escenario y a mitad del estadio y un concepto a la altura de una estrella global.

En total, fueron 32 canciones que ya son himnos. Nicki NicoleRei, YSY ANeo Pistea, Lucho SSJC.R.O, WEST DUBAI, Jhayco y hasta Emilia Mernes, con beso incluido, acompañaron arriba del escenario al cantante.

Abajo de la tarima también fue un desfile de celebridades: Lali, La Joaqui, Acru, Seven Kayne y BM, entre otros, decidieron viajar a ver al artista. Facu Campazzo, Patricio Garino y Gabriel Deck, de la Selección argentina de basket, también dijeron presente.

Sin duda, Duki es un líder de pensamiento para un fandom que ha convertido sus letras en una forma de interpretar la vida. Los argentinos, como con todo lo que precie su camino, no juegan con las medias tintas: su vida pende de un hilo cuando por ella se cruza Lionel Messi levantando la Copa del Mundo o el rapero interpretando sus versos predilectos. Empieza el concierto cantando Rockstar para dejar claras sus intenciones. Lo de esta noche es histórico para él, para su país y para la música urbana. Lleva una camiseta de Adidas que brilla casi tanto como las decenas de pantallas que visten el estadio.

“Todo esto no es trabajo de uno solo. Hay familia, productores y compañeros artistas. Y si no fuera por ustedes no estaría acá. Desde chiquito uno quiere cambiar el mundo, y ésta es mi manera. ¡Un aplauso para ustedes, diablos del mundo!”, expresó, emocionado, el rapero argentino.

En una celebración tan importante, no podía faltar Modo Diablo. Ysy A y Neo Pistea hicieron volar al Bernabeu con “Quavo”, “Trap n Xport” y “Vuelta a la luna”.

El Bernabéu se ha convertido en una suerte de pirámide poblacional de la cantera musical argentina. También en una celebración de un talento que, tras muchos años, ha quebrado la barrera del mainstream a raíz del auge del género urbano. Duki no ha escatimado a la hora de presumir de invitados. El último de ellos, Bizarrap: un hombre que ha elevado el producto nacional a categorías nunca vistas. Los del Espacio lo son aún más gracias a sus (quizá repetitivas) composiciones. No ha sido el único. Emilia Mernes, su pareja y superpotencia del pop, ha sido una de las primeras en acompañarle en “una de las noches más especiales de mi vida, si no la más importante”. Han interpretado Como Si No Importara con un derroche de química y amor deseado en cualquier capítulo de First Dates. Su historia reaviva la llama de la monogamia entre las nuevas generaciones afincadas en la exploración romántica.

La última gran sorpresa de la noche fue otro de nuestros embajadores ante el mundo: Bizarrap se sumó para “Malbec” y la session que los une. El final fue con “She don’t give a fo”.

Ahora habrá que ver si alguna estrella de la música urbana se le atreve al Bernabéu. Una vez más, Duki les dejo la puerta abierta.

Temas de esta nota