Día Mundial del Donante de Sangre: los mitos más frecuentes

Es un recurso vital que solo puede almacenarse por un tiempo limitado y apenas el 5% de los potenciales donantes lo hace con regularidad, por desconocimiento o desinformación
viernes 14 de junio de 2024
Día Mundial del Donante de Sangre
Día Mundial del Donante de Sangre

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, con el propósito de motivar la donación voluntaria y habitual de sangre.

Donar sangre es un acto de solidaridad indispensable porque no existe una manera de fabricarla; solo se obtiene a través de personas dispuestas a donarla. Para que todos los pacientes que la necesiten puedan contar con este recurso vital, las donaciones voluntarias y frecuentes son fundamentales, ya que garantizan la disponibilidad en los centros de hemoterapia.

La sangre se utiliza frecuentemente para tratar a mujeres con complicaciones del embarazo, como embarazo ectópico y hemorragias antes, durante y después del parto, así como a niños con anemia grave, víctimas de accidentes y pacientes sometidos a cirugía o que padecen cáncer.

Es necesario disponer de un suministro regular de sangre debido a que puede almacenarse solo por un tiempo limitado antes de su uso. La donación regular por parte de un número suficiente de personas sanas es esencial para garantizar su disponibilidad en cualquier momento y lugar necesario.

Según indica el Ministerio de Salud de la Nación, “se puede donar sangre con un intervalo mínimo de 2 meses. Los hombres pueden donar hasta cuatro veces en un año y las mujeres, tres″.

10 mitos sobre la donación de sangre

1 - “Tengo tatuajes, no puedo donar”: falso. Con tatuajes sí se puede donar, solo es necesario que hayan pasado 6 meses desde que te lo hiciste. Lo mismo ocurre con los piercings.

2 - “No puedo donar porque tomo medicación”: en muchos casos la medicación sí es compatible con la donación, como los analgésicos, antiinflamatorios, antihistamínicos, tratamientos hormonales, ansiolíticos y medicamentos para la presión. Las personas que están tomando antibióticos, anticoagulantes, medicamentos oncológicos o insulina no pueden donar. El resto de los medicamentos serán evaluados en la consulta pre-donación.

3 - “Soy hipertenso y no es compatible”: si la presión arterial está regulada gracias a la medicación, es posible donar. Se la suele medir antes de la donación, al igual que la hemoglobina.

4 - “Me da miedo, el proceso es doloroso”: no es doloroso y es rápido. El procedimiento no difiere de una extracción de sangre común.

5 - “Me voy a sentir mal”: sólo se extrae una unidad de sangre si el médico evaluador considera que la persona está apta para hacerlo, que se reemplaza en cuestión de horas, por lo que no te afectará en tus actividades diarias.

6 -“Hoy no puedo, ya desayuné”: para donar no es conveniente tener el estómago vacío, no es necesario estar en ayunas; de hecho, es aconsejable desayunar y mantenerse hidratado antes y después de la donación. Se suele confundir la donación con los análisis de sangre, que sí se deben hacer en ayunas.

7 - “Tuve hepatitis en la infancia”: la hepatitis A no es un impedimento para donar sangre una vez recuperado. Las hepatitis B y C, en cambio, sí impiden donar a quienes las han padecido.

8 - “Corro riesgo de contagiarme alguna enfermedad”: las bolsas de extracción son estériles y el procedimiento se realiza bajo estrictas normas de asepsia. Se puede donar sangre en cualquier banco, desde el más pequeño al más grande y en todos se seguirán las normas de seguridad y asepsia.

9 - “¡Engorda!”: falso. Este mito no tiene ninguna base científica. La donación no hace subir de peso ni es necesario aumentar la ingesta calórica luego para “reponer” la sangre extraída. Sí se recomienda tomar abundante agua después de la extracción para mantener una correcta hidratación.

10 - “La sangre solo se necesita para emergencias”: si esperamos a realizar una donación en el momento en el que surge una emergencia, ya estamos llegando tarde (desde que se dona hasta que se puede utilizar una unidad de sangre pasa un tiempo no menor a 24 horas). Es fundamental contar con sangre lista y disponible para todos los pacientes que la necesiten.