Renunció un hombre clave en Economía, molesto por dichos de Milei

Joaquín Cottani, quien oficiaba como vice ministro de Luis Caputo, dimitió tras los ataques del presidente a Domingo Cavallo.
sábado 15 de junio de 2024
JOAQUIN COTTANI. Se fue del Ministerio de Economía, ofendido por las descalificaciones de Javier Milei a su mentor, Domingo Cavallo.
JOAQUIN COTTANI. Se fue del Ministerio de Economía, ofendido por las descalificaciones de Javier Milei a su mentor, Domingo Cavallo.

Incómodo desde hace más de un mes por las críticas del presidente Javier Milei a su amigo y mentor Domingo Felipe Cavallo, presentó la renuncia este viernes el número dos de Luis Caputo en el Ministerio de Economía.

Se trata de Joaquín Cottani, quien ocupaba la Secretaría de Política Económica, es decir un virtual viceministro.

Tal como anticipó Clarín hace un mes, también venía manteniendo una discusión con el secretario de Finanzas, Pablo Quirno.

Sin embargo, oficialmente hubo otra explicación. "Renunció por razones familiares, la familia se queda en Nueva York y le cuesta mucho ir y volver todo el tiempo", fue la explicación oficial que deslizó una fuente de Economía.

El candidato a sucederlo sería José Luis Daza, que es un economista que trabajó con Caputo tanto en JP Morgan como en Deutsche Bank. Pero también vive en el exterior, así que está arreglando sus temas personales para aceptar la propuesta del gobierno de Milei.

Molesto por las críticas a su mentor

Las molestias de Cottani llevan más de un mes. El 15 de mayo a la noche, el virtual viceministro de Caputo ya evaluaba su futuro en el Ministerio. En ese momento, acumulaba molestias por los fuertes choques del presidente Javier Milei con su mentor, el ex ministro Domingo Cavallo.

Formado en Economía en la Universidad Nacional de Córdoba, Cottani estudió en la Universidad de Yale, donde obtuvo un máster, un doctorado y un posdoctorado. Desde 1991, ocupó el cargo de subsecretario de Financiamiento, durante la gestión de Domingo Cavallo en la presidencia de Carlos Menem.

Trabajó en Lehman Brothers, Citi Bank y el Banco Mundial. Fue jefe para América Latina de S&P Global Ratings, miembro líder de LatAm Credit y director de LEGC Corporation. También fue consultor en Economía en la Universidad de Boston.

En noviembre del año pasado, antes de asumir como ministro de Economía, Luis Caputo le dio una cálida bienvenida al Gobierno desde las redes sociales. "Bienvenido Joaquín Cottani al equipo! Excelente economista, gran persona, y uno de los artífices silenciosos de los mejores momentos de la década del 90", posteó Caputo, que ahora tiene otra baja en su equipo.

Estrella en el mundo de las finanzas

Cottani es una estrella de Wall Street. Estuvo en el equipo de Cavallo y colaboró con Mauricio Macri. "Los lobos de Manhattan decían que Cottani estaba armando un verdadero plan de estabilización, para aplicar después del ajustazo de Caputo", publicó hace un mes Marcelo Bonelli en Clarín.

El economista chileno José Luis Daza, ya trabajó ya con Caputo en JPMorgan y en Deutsche Bank y fue asesor del ultraderechista excandidato presidencial José Antonio Kast. Incluso sonó como virtual ministro de Economía chileno, si Kast le ganaba el balotaje a Gabriel Boric.

Esta misma semana, Daza felicitó a Caputo por la inflación. "Felicitaciones al equipo liderado por Luis Caputo. Vale la pena preguntarse: ¿Porqué mayor parte de economistas profesionales no entendió el programa de estabilización? Ni los instrumentos ni los resultados que alcanzaría. Todos podemos aprender", posteó el economista chileno.

"A lo largo de mi carrera profesional, en la que me ha tocado ver programas de ajuste en todo el mundo, en Asia, Corea e Indonesia, en la crisis asiática, en Rusia y en América Latina, no me ha tocado ver en democracia un presidente que hace su carrera política y una campaña diciendo que el problema central es el exceso de gasto público y que lo vamos a bajar. Esto es único", remarcó José Luis Daza en una entrevista que concedió al diario La Nación cuando Milei llevaba una semana como presidente. /Clarín